lunes, 19 de abril de 2010

Neutralidad en la Red y la respuesta proporcionada.

Hoy en Granada se celebra la reunión informal de ministros de telecomunicaciones de la Unión Europea y entre sus "ocurrencias" está la de poner en peligro la Neutralidad en la Red. En su Declaración de Granada ya deja de entrever lo que nos depara en un futuro que no es más que la modelación de Internet desde los estados hasta que esta no sea más que otra televisión, en la que los usuarios no tengamos nada que decir más que nuestro número de la tarjeta de crédito.



Los gobiernos parece ser que se olvidan de los ciudadanos/internautas, de nuevo. ¿Para qué? Si tienen suficiente cada cuatro años. Se obcecan en hacerle caso tanto la Industria de Contenidos como a las Telecos, con un acceso más directo a nuestros políticos. Las empresas defienden "su" mercado, en eso no tengo ningún problema. Pero si que lo tiene cuando lo hacen a base de pasar por encima de Derechos Fundamentales como son la Privacidad de las Comunicaciones y el Derecho a la Intimidad, además de jugarnos la Libertad de Expresión de una manera tan descarada. Y ahí es donde debería estar la política.

A principios de los 80 los ciudadanos iniciaron una revolución en lo que se refiere a software como contestación al intento de limitar el uso de programas informáticos lo que es a fin de cuentas, qué se está haciendo con nuestros datos y cómo. Richard Stallman fue la figura clave. Nunca se lo agradeceremos lo suficiente.

Más tarde Larry Lessig describió otro de los peligros en ciernes como es el de la exacervación de la Propiedad Intelectual más allá de su intención primigenia. Y la respuesta fue la del intento de reequilibrio de fuerzas a través de licencias alternativas al Copyright, como Creative Commons.

Ante la última, y no menos peligrosa amenaza, la respuesta proporcionada se me antoja el desarrollo de redes ciudadanas basándonos en licencias que nos permita un desarrollo neutro y al servicio de la sociedad. Esto proporcionaría la disposición del acervo cultural que nos hemos proporcionado. En este sentido las wireless que se montaron hace años fue un comienzo. Pero tenían un inconveniente. El enfoque casi fundamentalmente técnico. Ahora puede ser el momento. Tenemos la inquietud sobre una situación alarmante. Técnicamente es factible. Hemos alcanzado masa crítica. Y soluciones como Guifi.net con más de 9500 nodos y su Licencia Procomún Inalámbrica parecen maduras.

Siguen siendo años para hackers. Y que no falten.